martes, 6 de enero de 2015

11 Cuando los malos tratan de hacer de lo malo lo mejor...

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 Epílogo


 Imagen: Victoria Flores



A la luz cenicienta de interminables pasillos, los agentes de la caja de ahorros de tiempo corrían y se susurraban unos a otros, excitados, la última noticia: todos los señores del consejo de administración se habían reunido en una sesión extraordinaria.

Eso sólo podía significar que se avecinaba un gran peligro, deducían unos. Eso sólo podía querer decir que se habían planteado posibilidades nuevas, desconocidas, de ganar tiempo, concluían otros.

En la gran sala de sesiones estaban reunidos los señores grises del consejo de administración. Estaban sentados, uno al lado de otro, alrededor de una mesa casi interminable. Cada uno de ellos llevaba, como siempre, su cartera gris plomo y cada uno fumaba su pequeño cigarro gris. Sólo se habían quitado los bombines, por lo que se veía que todos eran totalmente calvos.

El ambiente, en la medida en que entre esos hombres se puede hablar de ambiente, era bastante pesado.

El presidente, en la cabecera de la larga mesa, se levantó. Se acabaron los murmullos y dos filas interminables de caras grises se volvieron hacia él.

—Señores —comenzó—, la situación es seria. Me veo obligado a ponerlos a todos en conocimiento de los hechos amargos, pero irremediables. Durante la caza de Momo hemos empleado a casi todos nuestros agentes disponibles. En total, la persecución duró seis horas, trece minutos y ocho segundos. Mientras tanto, todos los agentes participantes tuvieron que abandonar, necesariamente, su razón de ser, es decir, aportar tiempo. A esa pérdida hay que añadir el tiempo consumido por nuestros agentes durante la búsqueda. De esos dos puntos negativos resulta una pérdida de tiempo calculada muy exactamente en tres mil setecientos treinta y ocho millones doscientos cincuenta y nueve mil ciento catorce segundos. Señores, eso es más que toda una vida humana. Creo que no hace falta que explique lo que ello significa para nosotros.

Se interrumpió y señaló con gesto majestuoso hacia una gran puerta de acero con numerosos cerrojos y combinaciones en la pared frontal de la sala.

—Nuestros almacenes de tiempo, señores —dijo, alzando la voz—, no son inagotables. ¡Si la persecución, por lo menos, hubiera sido fructuosa! Pero se trata de tiempo perdido con toda inutilidad. La niña Momo se nos ha escapado. Señores, no puede volver a pasar por segunda vez un asunto de esta índole. Me opondré con todas mis fuerzas a cualquier otra empresa de proporciones tan costosas. Tenemos que ahorrar, señores, no malversar. Por eso les ruego que hagan todos los planes futuros en este sentido. No tengo más que decir. Muchas gracias.

Se sentó y expelió densas nubes de humo. Recorrieron la sala unos excitados murmullos.

Al otro extremo de la mesa se levantó un segundo orador, y todas las caras se volvieron a él.

—Señores —dijo—, a todos nos importa por igual el buen funcionamiento de nuestra caja de ahorros de tiempo. Pero me parece totalmente innecesario que nos intranquilicemos por este asunto o tratemos de convertirlo en una especie de catástrofe. Nada es menos cierto. Todos sabemos que nuestros almacenes de tiempo albergan ya tal cantidad de reservas, que incluso un múltiplo de la pérdida de la que se trata no nos pondría en peligro serio. ¿Qué es una vida humana? ¡Una pequeñez! No obstante, estoy de acuerdo con nuestro presidente en que no debería repetirse un asunto así. Pero un suceso como el ocurrido con la niña Momo es totalmente irrepetible. Nunca antes ha ocurrido nada parecido y es altamente improbable que vuelva a ocurrir. El señor presidente ha censurado, con razón, que la niña Momo se nos haya escapado. Pero, ¿qué otra cosa queríamos, sino deshacernos de la niña? Y eso lo hemos conseguido. La niña ha desaparecido, ha huido del alcance del tiempo. Nos hemos librado de ella, creo que podemos estar satisfechos con este resultado.

El orador se sentó, sonriendo con autosuficiencia. Desde algunos lados se oyeron débiles aplausos.

Entonces se levantó un tercer orador de en medio de la larga mesa.

—Seré breve —comenzó—. Considero irresponsables las palabras tranquilizadoras que acabamos de oír. Esa niña no es una niña corriente. Todos sabemos que dispone de facultades que pueden llegar a ser muy peligrosas para nosotros. El que el suceso no haya ocurrido antes de ahora no significa que no pueda repetirse. Debemos estar vigilantes. No podemos darnos por satisfechos antes de tener a esa niña realmente en nuestro poder. Sólo así podremos estar seguros de que no nos volverá a dañar. Porque si ha abandonado el alcance del tiempo, puede volver a él en cualquier momento. ¡Y volverá!

Se sentó. Los demás señores del consejo de administración agacharon la cabeza y quedaron encogidos.

—Señores —tomó la palabra un cuarto orador, sentado enfrente del que había hablado antes—, espero que me perdonen, pero debo decirlo con toda claridad: nos estamos yendo por las ramas. Tenemos que enfrentarnos al hecho de que una potencia extraña se ha inmiscuido en nuestros asuntos. He calculado con exactitud todas las posibilidades. La probabilidad de que un ser humano pueda abandonar vivo y por sus propias fuerzas el alcance del tiempo es, exactamente de uno a cuarenta y dos millones. Dicho de otro modo: es prácticamente imposible.

Un murmullo expectante recorrió las filas de los miembros del consejo de administración.

—Todo apunta —prosiguió el orador, cuando los murmullos se hubieron acallado— a que la niña Momo ha sido ayudada a escapar de nuestra detención. Todos saben de quién estoy hablando. Se trata de aquel maestro “Hora”.

Al oír este nombre, la mayor parte de los hombres grises se encogieron como si los hubieran pegado, otros se levantaron y empezaron a gritar, a la vez, como energúmenos.

—¡Por favor, señores! —gritó el cuarto orador con los brazos extendidos—. Les ruego encarecidamente que se dominen. Sé perfectamente, como todos ustedes, que la mención de ese nombre no es del todo decente. Yo mismo he tenido que vencerme, pero tenemos que ver las cosas con claridad. Si aquél... Alguien ha ayudado a Momo, tendrá sus razones. Y esas razones, me parece evidente, están dirigidas contra nosotros. En resumen, señores: tenemos que prever que aquel Alguien no devolverá simplemente a la niña, sino que la armará contra nosotros. Entonces se nos convertirá en un peligro mortal. Lo que significa que no sólo debemos estar dispuestos a sacrificar el tiempo de una vida humana una vez más, o un múltiplo de ello; no, señores, si es necesario tenemos que estar dispuestos a arriesgarlo “todo”, repito, “todo”. Porque en ese caso cualquier ahorro podría costarnos muy caro. Creo que entienden a qué me refiero.

La excitación creció entre los hombres grises, todos hablaban a la vez. Un quinto orador se puso de pie encima de su silla y agitó vehementemente las manos.

—¡Orden! ¡Orden! —gritaba—. El orador anterior se limita, lamentablemente, a insinuar toda clase de eventualidades catastróficas. Pero parece ser que ni él mismo sabe qué hacer contra ellas. Dice que debemos estar preparados para cualquier sacrificio: ¡Está bien! Debemos estar decididos a todo: ¡Está bien! No debemos ser demasiado tacaños con nuestras reservas: ¡Está bien! Pero todo eso no son más que palabras vacías. Que nos diga qué podemos hacer. Nadie de entre nosotros sabe cómo armará Alguien a la niña Momo. Nos enfrentamos a un peligro totalmente desconocido. ¡Ése es el problema que hay que resolver!

El ruido imperante en la sala creció hasta ser tumultuoso. Todos chillaban a la vez, algunos daban puñetazos en la mesa, otros se escondían la cara entre las manos. Había estallado el pánico.

Con muchas dificultades pudo hacerse oír un sexto orador.

—¡Pero, señores! —repetía una y otra vez, apaciguador, hasta que se hizo el silencio—. ¡Pero, señores! Debo rogarles, encarecidamente, que mantengan la calma. Eso es lo más importante, ahora. Supongamos que la niña Momo vuelve armada con lo que sea de aquel Alguien; no tenemos que enfrentarnos personalmente al combate. Nosotros no estamos demasiado bien preparados para ese enfrentamiento, como lo prueba el triste destino del agente BLW_,553_,3, actualmente disuelto. Pero tampoco es necesario. Tenemos ayudantes más que suficientes entre los hombres. Si usamos a éstos de modo discreto, señores, podemos eliminar a la niña Momo, y el peligro que significa, sin arriesgarnos personalmente. Actuar así resultaría ahorrativo, no supondría ningún peligro para nosotros y resultaría, a todas luces, efectivo.

Los miembros del consejo de administración dieron un suspiro de alivio. Esta propuesta les parecía clara. Posiblemente hubiera sido aceptada de inmediato, si en el extremo superior de la mesa no hubiera tomado la palabra un séptimo orador.

—Señores —comenzó—, estamos pensando todo el rato en cómo librarnos de la niña Momo. Confesémoslo: el miedo nos impulsa a ello. Pero el miedo es mal consejero. Porque creo que nos estamos dejando escapar una gran oportunidad. ¿No hay un refrán que dice que al que no se puede vencer conviene hacerlo amigo? ¿Por qué no intentamos poner a la niña Momo de nuestro bando?

—¡Oíd, oíd! —gritaron algunas voces—. Explíquese mejor.

—Es evidente —prosiguió el orador— que esa niña ha encontrado, efectivamente, el camino que conduce hacia Alguien, el mismo camino que nosotros hemos buscado en vano desde el principio. Seguro que la niña sabría recorrer en cualquier ocasión el mismo camino, así que podría guiarnos. Entonces nosotros podríamos discutir con Alguien. Estoy seguro de que pronto nos arreglaríamos con él. Y una vez puestos en su lugar, ya no tendríamos que reunir penosamente horas, minutos, segundos, sino que, de un solo golpe, seríamos dueños de todo el tiempo de todos los hombres. Y quien posee el tiempo de los hombres tiene un poder ilimitado. Para eso podría ayudarnos la niña Momo, a quien todos ustedes quieren eliminar.

Por la sala se había extendido un silencio total.

—Pero usted sabe —gritó uno— que no se le puede mentir a la niña Momo. ¡Acuérdese del agente BLW_,553_,3! A cualquiera de nosotros le ocurriría lo mismo.

—¿Quien ha hablado de mentir? —contestó el orador—. Claro que a ella le explicaríamos, abiertamente, nuestro plan.

—Pero ella nunca nos ayudaría —gritó otro, gesticulando—. Es totalmente impensable.

—Yo no estaría tan seguro —se mezcló en el debate un noveno orador—. Sólo que tendríamos que ofrecerle algo que le resultara valioso. Pienso, por ejemplo, en prometerle tanto tiempo como quiera...

—Promesa que —interrumpió otro—, naturalmente no cumpliríamos.

—Naturalmente que sí —replicó el noveno orador, sonriendo glacialmente—. Porque si no somos honrados con ella, ella lo oiría.

—¡No! ¡No! —gritó el presidente, golpeando la mesa—. No puedo permitirlo. Si efectivamente le damos tanto tiempo como quiera, nos costaría una fortuna.

—No lo creo —le apaciguó el orador—. ¿Cuánto tiempo puede gastar un niño? Es cierto que sería una pequeña pérdida constante, pero piense en lo que obtendríamos a cambio. ¡El tiempo de todos los hombres! La pequeña parte que Momo gastaría de él tendríamos que anotarla en concepto de dietas en la cuenta de gastos. Piensen en las enormes ventajas, señores.

El orador se sentó, y todos pensaron en las ventajas.

—No obstante —dijo finalmente el sexto orador—, no funciona.

—¿Por qué?

—Por la sencilla razón de que la niña, desgraciadamente, ya tiene tanto tiempo como quiere. Es inútil tratar de sobornarla con algo que tiene ya en abundancia.

—Entonces tendremos que quitárselo antes —replicó el noveno orador.

—Mi querido amigo —dijo, cansino, el presidente—, estamos dándole vueltas. No podemos llegar hasta la niña. Éste es, precisamente, el problema.

Un suspiro de decepción recorrió las largas filas de los miembros del consejo de administración.

—Tengo una sugerencia —dijo un décimo orador—. ¿Con su permiso?

—Tiene usted la palabra —dijo el presidente.

El hombre hizo una pequeña reverencia hacia el presidente y continuó:

—Esa niñita depende de sus amigos. Le gusta regalar su tiempo a los demás. Pero pensemos, por un momento, qué ocurriría si ya no hubiese nadie con quien pudiera compartir su tiempo. Como la niña no apoyará voluntariamente nuestros planes, tomaremos a sus amigos como rehenes.

Sacó una carpeta de su cartera y la abrió:

—Se trata, sobre todo, de un tal Beppo Barrendero y un Gigi Cicerone. Y además hay una lista algo más larga de niños que la visitan con regularidad. Como ven, señores, nada demasiado importante. Nos limitaremos a apartar de ella a todas esas personas, de modo que ya no pueda encontrarlas. Entonces la niña Momo estará completamente sola. ¿De qué le servirá entonces el tiempo? Será una carga, incluso una maldición. A la corta o a la larga ya no lo soportará. Y entonces, señores, en ese momento nos presentaremos nosotros e impondremos nuestras condiciones. Me apuesto mil años contra una décima de segundo a que nos enseñará el camino en cuestión sólo para poder volver a ver a sus amigos.

Los hombres grises, que un ratito antes tenían un aspecto tan decaído, levantaron las cabezas. En sus labios había una delgada sonrisa de triunfo. Aplaudieron, y el ruido se repetía en los interminables pasillos de tal manera que parecía un alud de piedras.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Recopilatorio de los mejores artículos en español sobre la vida y obra de Michael Ende, autor de La historia interminable y Momo. Escritor alemán de la postguerra, nacido en Garmisch-Partenkirchen, el 12 de Noviembre de 1929 y muerto el 28 de Agosto de 1995 en Stuttgart,

Aquel que quiera hacer magia, tiene que poder aplicar y dominar su capacidad de desear.. Con la tecnología de Blogger.

Featured Post Via Labels