viernes, 11 de abril de 2014

20. La escuela increíble

Regresar al Libro de los Monicacos


Texto: Michael Ende
Imagen: Orden estratégico por Sakuragi-SD



En el país que llaman Luenga-Suela,
Antigua y remotísima nación,
Han abierto una escuela:
La Escuela de la Mala Educación.

Allí de toda falta se alardea,
Se pelea, vocea y gamberrea;
Y aquel que lleva a acabo más horrores,
Es alabado por los profesores.

Al principio, los niños son prudentes
Y juiciosos, jamás se portan mal,
Son limpios y obedientes:
Lo son así de forma natural.



Tan solo cuando ingresan en la escuela
Del lejano país de Luenga-Suela,
Aprenden, con fatiga y con trabajo,
Lo que aquí nunca ignora un pequeñajo,

A merendar te sientas, sin pudor,
Echas manos a los dulces, ¡y te sacias!
¡Nada de “por favor”!
¡Y de ninguna forma ¡“muchas gracias”!
Si es un placer hacer ruido al comer,
¿Por qué te has de privar de ese placer?

Los chicos, créeme, lo aprenden pronto:
Para esta asignatura, nadie es tonto.
Pero viene en seguida otra lección:
Es la lección que tiene por objeto,
Gritar ¡”muera el jabón”!

Y prescindir del agua por completo.
Lo más elemental, lo más sencillo,
Es olvidar la esponja y el cepillo.
Aquí está, pues, la fórmula ideal
Contra el absurdo “aseo personal”

La cosa se hace ya más complicada,
Pues el alumno tiene que aprender…
Vas a ver… ¡casi nada!,
Una parte esencial de su deber:

Poner patas arriba todo el piso,
Volcar, pringar, manchar… sin previo aviso.
Del destrozo logrado en esta acción,
Dependerá la calificación.

Otra nueva lección, es una pena
Lo que toca aprender a todo niño.
Contemplad esta escena:
Desorden, desarreglo, desaliño.

Los libros por los suelos o volando…
¿Quién manda aquí? sólo una voz de mando:
“¡Cambien todas las cosas de lugar,
Que nada esté donde debiera estar”!

Luego hay que dedicarse a la experiencia
Del abandono, de la dejadez,
Y de la negligencia;
Lo ha dicho el profesor más de una vez:

“El chiquillo que no es abandonado,
Nunca podrá llegar a ningún lado”
Los alumnos, mejores o peores,
suelen pasar aquí muchos sudores.

El arte hermoso de sacar de quicio,
De agotar la paciencia de la gente,
Es un nuevo ejercicio,
Que debe practicarse puntualmente.

Papeleras lanzar, pegar patadas,
Revolcarse y, en fin, hacer burradas…
Si vacilas, te tienen por idiota,
Y es difícil que obtengas buena nota.

Se mezclan el temor y la esperanza,
Cuando la hora del examen llega,
Mostrar mala crianza,
Es la gran garantía no hay más pega.

Importa que el alumno no esté pez,
Que haya alcanzado plena madurez.
Si ya es grosero, sucio, tosco y basto,
Se le concede el título de “Trasto”.

Conozco a más de uno, crío o cría
(No pienso en ti, lo puedo asegurar),
Que con gusto se iría
A aquel centro escolar, tan singular.

Pero está lejos la increíble escuela
Del lejano país de Luenga-Suela
También aquí veremos, con perdón…
Algún caso de mala educación.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Recopilatorio de los mejores artículos en español sobre la vida y obra de Michael Ende, autor de La historia interminable y Momo. Escritor alemán de la postguerra, nacido en Garmisch-Partenkirchen, el 12 de Noviembre de 1929 y muerto el 28 de Agosto de 1995 en Stuttgart,

Aquel que quiera hacer magia, tiene que poder aplicar y dominar su capacidad de desear.. Con la tecnología de Blogger.

Featured Post Via Labels